Que levante la mano quien no haya bailado “Feel the Love”, el morrocotudo revientapistas que se marcaron los británicos Rudimental con su compatriota John Newman allá por 2012. La cancioncita de marras no solo se encaramó a lo más alto de las listas de éxito de Reino Unido -y de medio mundo- sino que también puso de moda el drum’n’bass en discotecas y clubs por doquier. Desde entonces, Rudimental se han convertido en mucho más que un one hit wonder, capaces de generar nuevos hits inapelables junto a Foxes, Ella Eyre o un reincidente Newman, remezclar éxitos ajenos de Bastille o Ed Sheeran, entre otros, y marcarse shows apabullantes, ya sea en formato banda o en este singular dj set ¡a cuatro personas! con el que visitan Alrumbo.