Desde que comenzaran allá por el verano de 1987 en Los Palacios –aunque el germen fue un viaje a Conil- a cantarle a las calles de Chicago, los sevillanos pusieron en boca de todos aquello del agropop. Un particular palabro que casaba a la perfección el carácter terruñero y el sabor localista de sus composiciones, con el aroma sin prejuicios musicales –en sus temas batían rock, reggae, flamenco y, sí también, pop- que destilaban las mismas. Música POPular, al fin y al cabo. Y hecha en el campo, qué diantres. Estajanovistas de la música o simplemente currantes de tomo y lomo, No Me Pises Que Llevo Chanclas realizaron la friolera de diez LPs entre los años 1989 y 2000. Y con temas considerados hoy auténticos himnos generacionales como “Bolillón”.