Pocos artistas pueden presumir de colar una de sus canciones en la playlist de Spotify de todo un presidente de EE. UU. Poca broma: el mismísimo Obama seleccionó "Tengo un trato", clásico imperecedero de la jerezana, en una lista donde también se encontraban Beyoncé, Bob Marley y hasta Frank Sinatra. Habrá que alabar el bueno gusto de Barack, pero el presidente llega tarde en su selección: desde principios del nuevo siglo, allá por el 2000 con todo un pepinazo como "Lujo ibérico", La Mala suma discos a cual más interesante, revienta listas de éxito, gana aplausos y adeptos y acumula nominaciones en premios tan internacionales como los Latin Grammy. Más buena que ninguna, La Mala y sus malamarismos.