Pese a un nombre real tan agraciado como Joshua Steele, a este joven de Towcester, Reino Unido, se le conoce más por su alias: Flux Pavilion. Bajo tan singular seudónimo artístico encontramos a un inquieto productor, músico y compositor, afincando en el efervescente ámbito de la EDM, el dubstep y el drum and bass, y que se ha batido ya el cobre en citas tan señeras como –atención- Glastonbury, Reading y Coachella. Menudas muescas de festivales a sus espaldas. Además, su facilidad para reventar caderas también se ha paseado por films como “El Gran Gatsby” versión Baz Luhrmann o sagas de videojuegos como “Need for Speed” (muy apropiado), y le ha servido para remezclar a colegas tan mediáticos como Jamiroquai, M.I.A. o Skrillex.