“Algunos quieren parecerse a él, pero como Bejito solo hay uno”. La frase del crítico musical Joan S. Luna publicada en El País podrá parecer rimbombante, pero refleja una verdad como un puño (en la boca). Que no es otra que la asombrosa personalidad, tan propia como aplastante, de un artista en perpetuo estado de gracia –el canario lleva toda una década rapeando y soltando perlas como “Locoplaya”- llamado a ser el valor más cotizado, dentro y fuera de nuestras fronteras, del rap español. Hasta un serie A como A-Trak le ha colado en un mix junto a stars como A Tribe Called Quest o Vince Staples. Y luego, claro, están sus videos, con alguno que otro superando los 5 millones de reproducciones en Youtube. El puto amo de (la) casa.